• En Perspectiva

Las Narrativas de Genero en la Construcción de Identidad; Natalia Amortegui

Actualizado: 1 de jul de 2020

Las narrativas de genero están altamente presentes en nuestra sociedad, y se han conformado a partir de un devenir histórico. A través de la historia varios pensadores han establecido planteamientos sobre el genero y todo lo que conlleva esto, estos planteamientos han tenido un efecto y han moldeado las consideraciones que hoy en día podemos evidenciar en nuestra sociedad. En la antigua Grecia, Aristóteles e Hipócrates determinaban una relación asimétrica entre el hombre y la mujer, donde la mujer se encontraba subordinada, y era definida como la materia pasiva, mientras que al hombre se le atribuían características de virilidad y fuerza. Este tipo de consideraciones se veían plasmadas en la sociedad griega, donde las mujeres eran marginalizadas y no podían acceder a las mas altas esferas de la sociedad. Esta idea se perpetro a través de los años, y cientos de años después, pensadores como Hegel seguían propagando esta idea de la mujer como un ser con menos capacidades en relación con el hombre. Además de esto, surgió lo que es conocido como el esencialismo de genero, que establece la existencia de esencias inamovibles inherentes al sexo, en otras palabras, una forma de encasillar tanto a hombres como a mujeres dentro de una narrativa construida a partir del devenir histórico de planteamientos patriarcales. Hoy en día, como juventud tenemos la oportunidad, responsabilidad y obligación de generar un cambio sobre lo mencionado anteriormente, debemos entender y hacer claro que el pertenecer a cierto genero no se define por las características que una sociedad históricamente machista busca imponer sobre nuestra existencia. Y debemos también pensar más allá del sexo como parámetro para definir a las personas, esto lo digo por la misma complejidad del ser humano, tal como lo plantea Judith Butler, debemos desafiar las narrativas de genero existentes y entender que, al menos en mi punto de vista, es erróneo y contraproducente limitar nuestra existencia a obligar a las personas a encasillarse en x o y sexo o genero. A mi consideración las categorías del femenino y el masculino no son roles naturales, sino construcciones sociales, por lo cual no debemos limitar nuestra existencia ni la de otras personas a partir de esto.

12 vistas0 comentarios
¡Suscríbete para no perderte ninguna publicación nueva!
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2020 En Perspectiva 

  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook Social Icon