• En Perspectiva

Existencialismo a la Cartoon Network

Guillermo Francisco Reyes Larrazábal - Director


Durante la víspera de terminar con los apremiantes parciales de final de semestre, arriba mi hermana María a mi habitación con una propuesta bastante singular: “The Midnight Gospel; ¿si te suena? No sé, vi la serie en las recomendadas de Netflix y me esta haciendo como ojitos, ¡veámosla!” No podía decir que no ante aquella tremenda propuesta; ver una serie desconocida con mi hermana, así por lo menos acababa con la desidia de tener que sentarme a elegir una nueva serie para ver. Así comenzaba entonces la travesía de simuladores y spacecasts en la que nos embarcaríamos con mi hermana. Al encuentro con el primer episodio, tuve un fuerte golpe contra el recuerdo, un fuerte golpe que me trasladó a tiempos quizás más simples.


Recuerdo bien, como al llegar del colegio todas las tardes sin falta, pasaba por una leche alpín -la de los gatos-, un ponqué gala de chocolate y por supuesto un alpinito para subir al cuarto de mis padres, a ver Adventure Time, El Laboratorio de Dexter, Ben 10, El maravilloso mundo de Gumball, Scooby Doo -los viernes- y en especial Regular show. Programas de televisión icónicos, que me brindaron una niñez espectacular, esencialmente basada en una diversión colorida, llena de aventuras y desaventuras de personajes sumamente peculiares; animales, monstruos, héroes, princesas. Pero en mi desconocimiento, obvio ciertos temas de los que hablaban estas icónicas series. Para muchos, el inicio en la filosofía comienza cuando se comienza a preguntar e indagar sobre todo y sobre nada, el significado de la vida, el latente paso del tiempo, etc. O incluso para muchos puede comenzar con lecturas de la antigua filosofía griega; Platón, Aristóteles, Pitágoras, entre otros. Ahora bien, para quienes sintonizábamos Cartoon Network durante los comienzos prematuros de la pasada década, tuvimos un acercamiento voraz con la filosofía, en especial con la rama del Existencialismo.


Comenzaré entonces proponiendo una incógnita general que responderé en el siguiente texto, ¿Cuál es el desarrolló de la filosofía existencialista en las series de Cartoon Network del comienzo de los 2010?


Soren Kierkegaard decía “La vida no es un problema que tiene que ser resuelto, sino una realidad que debe ser experimentada.” Camus comentaba en el mito de Sísifo que, “Vivir, naturalmente, nunca es fácil. Uno sigue haciendo los gestos que ordena la existencia, por muchas razones, la primera de las cuales es la costumbre. Morir voluntariamente supone que se ha reconocido, aunque sea instintivamente, el carácter irrisorio de esa costumbre, la ausencia de toda razón profunda para vivir, el carácter insensato de esa agitación cotidiana y la inutilidad del sufrimiento.” Pero, ¿cómo podemos relacionar estos cuestionamientos de los grandes existencialistas, con los programas de CN?


La pureza del Existencialismo de las series de Cartoon Network se basa en la característica bastante visible que tienen todas y cada una de ellas; el valor de la vida y sus múltiples derivados. Podrá decir el lector en este momento, “mucha obviedad la de este man. Pues obvio que es la vida, porque todo tiene vida.” Dejará pues que le explique. El análisis que hacen las series anteriormente mencionadas se basa en la relación que tienen los personajes con el mundo y como la vida y sus fluctuaciones, los retos que trae consigo, los sentimientos, el vacío, el absurdo, etc. La vida en si, o la existencia es determinada en estos programas, como la fuente de los desafíos y los clímax principales de cada uno de los episodios de las series.


Podría denominar un existencialismo natural, el de Regular Show; natural porque la representación que hace de esta rama de la filosofía en una serie para niños y jóvenes hace sumamente comprensible los cuestionamientos existencialistas. Uno de los episodios que quedó impreso en mi mente encontraba a los personajes principales Mortdecai y Rigby en la sala de su casa, jugando videojuegos. Cuando de repente al estar comiendo de sus sándwiches favoritos con una salsa especial se abre un portal en el televisor el cual llevaba al mundo del videojuego que jugaban. Al entrar a este portal con el Sr. Paleta, tuvieron que pasar todos los retos que este les ponía en frente, y si fallaban, la muerte era la consecuencia.


En el caso del maravilloso mundo de Gumball, lo primero con lo que se relaciona el espectador es el sentimiento de constante zozobra, desperdicio y de hojarasca. El padre de Gumball, su familia, el colegio y en general la vida en comunidad representa una de las cuestiones principales del existencialismo puro; vivir porque toca, para simplemente llegar a la muerte. A simple vista, la serie tiene un gran número de cuestionamientos que podrían analizarse con lupa en el existencialismo; el vivir, trabajar y estudiar constantemente sin sentir el paso del tiempo, o incluso la construcción de una identidad vana, sin interés en vivir.


Las series de Cartoon Network fueron, para quienes éramos su principal audiencia, no solo la razón para múltiples risas, felicidad absoluta y emoción total, sino que son la razón por la cual existe una mayor comprensión sobre los problemas, crisis y dificultades que acometen contra el ser humano. Podría decir que el principal mensaje de los varios personajes y de los incontables episodios del épico canal de televisión es: La vida es un reto, existirán siempre enemigos y adversarios, nunca dejaran de haber retos y diferentes desafíos que limiten tus sueños, pero, así como habrá días en los que el reloj se mantenga estático, siempre contaras con tus amigos, tu familia y el recuerdo de quienes te han acompañado para lograr aquello que sueñas. Mi invitación hoy es a redescubrir por medio de las series de CN, como sus creadores y productores nos dieron a conocer sobre el valor de la vida y lo que significa vivir cada instante a la vez.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo