• En Perspectiva

El Salvador y la Falta de Pensamiento Critico ; Elias Walsh

Actualizado: 17 de may de 2020

Escrito por: Elias Walsh. El Salvador


Con el Presidente de la República Nayib Bukele, El Salvador ha conquistado el foco internacional y con eso ha ganado mucho apoyo de parte de su población. Para muchos salvadoreños, él ha logrado cambiar el rumbo de la política bipartidista, por lo cual lo consideran un ídolo, tanto así, que meterían las manos al fuego por él. Sin embargo hay otra parte de la población, aunque más reducida, que lo toman como un joven caprichoso con delirios de grandeza, que basa su gobierno en el populismo.


Este es el problema que sufre la población, que hasta el momento no ha encontrado ese valioso punto medio, lo que los convierte en fanáticos guiados por el extremismo en sus pensamientos. Por un lado, están los que lo veneran, que no lo cuestionan y se dejan llevar por cada palabra que él pronuncia. Mientras que tampoco faltan los que rechazan todas sus ideas y esperan con ansias su fracaso. Y ahí es donde radica el problema.


A mucha gente de El Salvador, aún le falta desarrollar ese pensamiento crítico tan necesario en la vida de las personas. Mientras unos se dejan llevar por la propaganda y las sonrisas falsas, otros permanecen cegados por su orgullo, lo que no les permite aplaudir los avances. Esto no puede continuar así, nosotros lo jóvenes tenemos que aprovechar los errores que se cometieron en el pasado para no repetirlos y poder así, dirigir al país en la dirección correcta.


Desarrollemos esta capacidad de análisis para evitar así, transformarnos un blanco fácil para los políticos. No nos dejemos llevar, pero más que nada, aprendamos a ser objetivos, convirtámonos en una balanza, que pesa tanto lo de un lado como lo del otro. No caigamos en la ceguera, nuestro derecho a aplaudir y a reconocer lo bueno, tiene que ser igual de fuerte que el de denunciar y protestar por lo malo. Seamos críticos, seamos ese “cliente difícil en el restaurante”, que nunca quedará satisfecho. Digámosle no a la conformidad, ya que cuando uno está satisfecho, se acostumbra a que siempre le den lo mínimo para conseguir ese sentimiento. Nosotros los jóvenes estamos a tiempo para dejar de ser desde este momento, una presa más para el depredador.

823 vistas0 comentarios
¡Suscríbete para no perderte ninguna publicación nueva!
  • Grey Twitter Icon
  • Grey LinkedIn Icon
  • Grey Facebook Icon

© 2020 En Perspectiva 

  • Twitter
  • Instagram
  • Facebook Social Icon