• En Perspectiva

Reflexiones sobre la Ausencia de un Estado contundente en Colombia; Juan Francisco Martínez

Hillel David Soifer, quien se ha dedicado al estudio de la conformación de los Estados Latinoamericanos en tiempos de la posindependencia, señala la correlación negativa que tienen el tamaño territorial de un país, su ordenamiento geográfico y la contundencia de su Estado. La nuestra es una Nación que cuenta con una organización geográfica altamente accidentada, lo que debilita la capacidad del Estado Colombiano para presentarse fuerte en ciertas regiones inhóspitas y alejadas del establishment bogotano ¿a qué se debe esto?

El fenómeno de primacía urbana, que consiste en determinar de manera dependiente el desarrollo socio- económico del país en un centro urbano determinado -caso Bogotá y capitales departamentales del norte, exceptuando casos particulares (Quibdó, Riohacha y Florencia como ejemplos)-, en un territorio con tantas limitaciones conectivas como lo es el nuestro, es un factor que juega en contra, tanto del desarrollo mencionado, como de la integración Nacional que, a causa de esto, jamás se ha dado por finiquitada.


Esta mala concepción de nuestro Estado corresponde a los intereses de las élites sometidas al santanderismo extremo de la oligarquía- plutócrata, a la que le conviene mantener en debilidad al Estado en las regiones, así manteniendo el control socio- económico, mediante autoritarismos traducidos en violencia, narcotráfico y subdesarrollo forzado.


Sin embargo, esta capacidad débil que tiene el Estado en estas zonas alejadas tendría una lógica solución marcada en 4pasos: I. Aumento de pie de fuerza militar en estas zonas para el mejoramiento de seguridad, marcando la presencia del Estado; II. Construcción de vías secundarias y terciarias de buena calidad, que se integren a los planes viales primarios, mejorando así la conectividad entre municipios regionales con los centros de comercio urbanos, encontrado las bases fundamentales de un futuro de crecimiento económico; III. Atracción de inversión en Turismo, Agricultura y Minería, nacionalizada a estos territorios; y IV. Integración total al Plan de Desarrollo Nacional.


De el dicho al hecho hay bastante trecho, tenemos varios factores que siguen jugando en contra de esta concepción utópica de construcción del Estado nuestro, pero ese es un tema para siguientes reflexiones.

17 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo