• En Perspectiva

¿Por qué nos Quejamos Tanto?; Camilo Betancourt

Actualizado: 1 de jul de 2020

Después de una larga discusión con mi hermano llegue a la siguiente conclusión…


Es posible argumentar que hoy el ser humano vive en el mejor de los mundos posibles. A pesar de que hemos pasado unos meses duros provocados por una pandemia, el mundo actual es el mejor que ha visto la humanidad en su breve existencia. No digo que sea un mundo perfecto, todos sabemos que el mundo actual tiene una gran cantidad de problemas. Siguiendo la idea de que vivimos en el mejor de los mundos posibles, me he preguntado varias veces por qué nos gusta quejarnos tanto, y por qué ignoramos la evolución por la cual hemos pasado como sociedad para llegar al punto en el que nos encontramos hoy. No voy a intentar convencerlos ni adoctrinarlos en mi forma de pensar, lo único que si pido de los lectores de este artículo es que cuando terminen de leer piensen y formulen sus propias conclusiones.


Para empezar, quiero que quede claro que esta es mi opinión, no hablo por nadie ni represento a una mayoría al escribir este texto.


La primera causa de la “quejadera” en el mundo es, sin lugar a duda, es la corrección política. Uno debería ser capaz de hablar como se le plazca, siempre y cuando este siendo educado y razonable. Empiezo por este punto por que aborrezco la politización que sufre la sociedad del presente. Atribuyo esto a la polarización y a la teoría deconstructivista que ha adoptado el mundo. La polarización que vivimos hoy, parcialmente causada por la corrección política, es un resultado de la sensibilidad que desarrollo la sociedad para tratar con cualquier tema imaginable. La corrección política nos ha ayudado a desarrollar un poco de gentileza al tratar con temas delicados tal como la guerra, la pobreza, la desigualdad, etc. Pero tanta gentileza ha segado a la sociedad de lo que realmente es el mundo. La visión utópica que la corrección política ha propagado por el mundo evita que las personas vean que si ha cambiado el mundo. A veces me da la impresión de que las personas que exigen igualdad se olvidan de que en tiempos pasados hubo esclavos, olvidan que las mujeres no podían manejar activos sin la supervisión de su esposo. Olvidan que el mundo era un sitio completamente diferente al que es hoy. Todavía existe la desigualdad, pero no se puede comparar con la que se vivió en épocas pasadas.


Siguiendo esta idea, el segundo motivo principal de la “quejadera” es la teoría deconstructivista que parece ser amada por todo el mundo. Como indica su nombre, el deconstructivismo tiene como propósito deconstruir el estatus quo de la sociedad. Esta filosofía sigue las ideas de las estructuras de poder señaladas por Karl Marx, donde todo tipo de interacción esta relacionada entorno al poder. Acerca de esto solo puedo decir que es ridículo, esta teoría de abolir la institución ya establecida seria un crimen. El régimen democrático bajo el cual se modelan mayoría de los gobiernos alrededor del mundo tomo cientos de años de revoluciones y violencia para formarse. Las instituciones financieras no son perfectas, pero permiten que las economías a nivel mundial sean capaces de participar en un mercado internacional. Borrar estas instituciones de la historia sería el equivalente a borrar miles de años de evolución social. Mas aún, quiero añadir que las supuestas relaciones de poder son un método de victimización que en este punto de la historia es mas que absurdo.

La segunda causa de la “quejadera” es indudablemente el poder que tienen los medios de comunicación. Los medios lentamente se han convertido en los titiriteros que controlan nuestra opinión, esto es algo repugnante. Me repugna recibir noticias de CNN criticando la administración de Trump mientras que Fox News alaba al mandatario. Esta falta de consenso entre los medios es una de las causas principales de los fake news. Estas noticias se aprovechan de las masas desinformadas para esparcir el odio y las mentiras. La sobre carga de información que nos llega hoy por cuenta de nuestros dispositivos electrónicos es impresionante, pero por desgracia mayoría de esta información es falsa o parcial a un punto de vista.


Para concluir, quiero recalcar que esta es mi opinión. Concluyo esta reflexión dando mi propio remedio para toda la “quejadera”. Para realmente entender que vivimos en el mejor de los mundos posibles, invito a todos a que lean sobre la historia de la humanidad. Mi recomendación sería el libro Los Mundos Clásicos por Michael Scott. También los invito a que se lean El Hombre en Busca de Sentido por Víctor Frankl. Para combatir esta plaga de quejas que invaden nuestras vidas hoy toca informarse y argumentar para construir conocimiento. El conocimiento es el mejor escudo contra el odio.

18 vistas0 comentarios