• En Perspectiva

Matar El Aburrimiento; Cesar A. Martínez

En estos días de cuarentena, me he puesto a buscar una buena razón para levantarme de la cama. Los que me conocen bien sabrán que siempre tenía que haber una razón para ir al colegio, una motivación en especial y no necesariamente tenía que ver con una clase.


Había veces que el motivo era tan simple como ver a una persona en específico y otras veces podía ser por motivos un poco mas académicos. Pero ahora solo podía mirar al techo un momento y solo pasaba por mi cabeza la idea del aburrimiento. No había mas que hacer ni mas que pensar. Hasta hace poco que fui encontrando pequeñas razones para levantarme de la cama.


La primera es que han vuelto los deportes que mas diafruto. El fútbol volvió hace un buen rato con partidos de liga cada 3-4 dias, la fórmula 1 volvió este fin de semana y en estos deportes encuentro una emoción. Ver un partido del Barcelona contra el Atlético de Madrid, ver la pelea de Mercedes por conseguir su séptimo título... poco a poco me puedo reencontrar con los nervios de ser un hincha, con la tristeza cuando se pierda y la euforia cuando se gana.


Lo académico sigue vigente. Ahora que acabaron las clases hay que pensar hacia adelante, la tensión de que pronto me llegan todos los resultados académicos y pensar en que vienen muchas cosas nuevas en unos meses cuando entre a la universidad (sea virtual o presencial).


La industria de la música no para en realidad y estar pendiente de las canciones que están por salir cada semana me trae gran emoción. Escucharlas una por una al segundo que van saliendo, comentarlas con amigos y compartir una que otra si por alguna razón tiene algo en especial esa canción.


Finalmente, redescubrir amistades, me doy cuenta que las personas con las que mas me gusta hablar estos días, son con las que menos hablaba antes. Con mis amigos mas cercanos siempre tenemos tema dr conversación, pero cuando llamo o me llama alguien con quien no hablo hace tanto y actualizarse de la vida un rato me hace sentir que me estoy reencontrando con mis amistades, construyendo otras y reparando algunas.


No es mucho, pero ahí es donde ahora encuentro mi razón para levantarme de la cama en las mañanas y ahí es que les que si no han encontrado una motivación muy grande, búsquenla en las cosas pequeñas, y poco a poco el aburrimiento llegará a su fin.

9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo