• En Perspectiva

La Nueva Ruta de la Seda, y El Pasaje del Noroeste: El comercio mundial y sus beneficios; Gastón S.

Sin duda aluna el mundo en el que vivimos hoy en día, está más conectado que nunca. Los aviones reemplazaron a los buques transcontinentales, que reemplazaron a las antiguas carabelas de antaño, y el ciclo sigue hasta que llegamos a las primeras rutas comerciales del mundo. El hombre siempre ha buscado el lograr estar conectado de gran manera con el mundo, es parte de nuestra naturaleza innata. Pero aunque creamos que estas historias son del pasado, hay dos situaciones en el mundo que sin duda pueden ayudarnos a revitalizar nuestra historia. El primero de estos, es que el legendario pasaje del noroeste que tantos exploradores de antaño murieron buscando, finalmente ha sido encontrado, claro en las aguas frías y lúgubres del archipiélago canadiense. Incluso el legendario Cristóbal Colón embarcó su ahora famoso viaje a las Américas en busca de dicho pasaje que prometía conectar a Asia y Europa de maneras jamás antes vista. El pasaje del Noroeste, por muchos años fue visto como un mito de antiguos marineros, que contaban historias de una nueva ruta a las islas de las especias tan valoradas en Europa, un recurso, que sin duda ayudó a fundar y fortalecer a los primeros imperios europeos después de la caída de Roma. Por otra parte, antes de que estos imperios encontraran las rutas marítimas a Asia, por medio del Cabo de la Buena Esperanza en el sur del continente africano, el comercio de estas tierras consideradas exóticas circulaban por la celebre Ruta de la Seda , una serie de caminos que atravesaban 3 continentes, conectando a Europa y Asia, ayudando no solo a la distribución de riquezas por el mundo, sino también conocimiento, espiritualidad e incluso tradiciones de estos lugares tan diferentes entre sí.


Antes de los viajes de Marco Polo, las conexiones que habían logrado tener los imperios europeos con Asia, se debían a esta legendaria ruta. Ahora bien, mucha gente se preguntará cual será la razón de mencionar estos dos antecedentes históricos, que capaz hoy en día ni siquiera sean necesarios, pues la respuesta es bastante simple. Por una parte, el pasaje del Noroeste después de varios siglos de búsqueda se ha encontrado, y por otra parte, hay una superpotencia en el mundo que quiere recrear la antigua Ruta de la Seda, de una manera diferente sin duda pero sigue siendo una iniciativa, que busca revitalizar el mundo.

Aunque la existencia del Pasaje del Noroeste haya sido probada en 1907 por un grupo de exploradores intrépidos de Noruega, la importancia inmediata, no se dio a conocer. Pues este fue un largo viaje de 3 años, en el que las frías aguas del ártico se congelaban de manera muy rápida, y la existencia de sectores navegables era escasa. Pero su decreciente importancia, no se debe solo al fenómeno de que la navegación del ártico era poco práctica. Sino que en 1914, se inauguró el canal de Panamá, lo que hizo que el Pasaje del Noroeste, se volverá nada más que una expedición compleja, para exploradores arriesgados. Pero en las últimas décadas, este hielo en el Ártico se ha estado derritiendo, y no solo esto, sino que los buques de carga en el mundo han incrementado su tamaño, haciendo que sea bastante complicado que crucen por el Canal de Panamá. Estos dos factores, contribuyeron a que las aguas del Norte de Canadá en los últimos años hayan recibido bastante atención por las potencias mundiales. Países como La República Popular China, han patrocinado grandes esfuerzos para cruzar este trecho acuático, que ayuda no solo a que buques de mayor tamaño crucen sino que se pueda sacar un mayor provecho económico por cada uno de estos barcos. El primer cruce del Pasaje del Noroeste por un buque comercial, se realizó en el 2013, cuando un barco transitó desde Vancouver a Finlandia, ahorrando 80.000 USD en costes de gasolina, y pudiendo cargar 25% más de lo que hubiera podido si este hubiese cruzado por el Canal de Panamá. Aunque la logística de este trecho marítimo sea bastante complicada, no cabe duda qué el Pasaje del Noroeste presenta una posibilidad económica bastante grande. Pero con esto, se ven también varias consecuencias. Las mayores consecuencias de este trecho, son geopolíticas, principalmente el hecho de clasificarlas como aguas internacionales, que ha sido un gran tema en las Relaciones entre Estados Unidos y Canadá. Pues aunque cada uno tenga sus argumentos para las clasificaciones de estas aguas, no cabe duda que cualquier clasificación puede tener consecuencias negativas no solo con Estados Unidos, sino también con países con economías basadas en la Manufactura como lo son China y Vietnam.

Sin duda alguna, China es una economía basada en la manufactura que ha estado haciendo olas en el orden mundial. Pero lo que ha mantenido a China bajo el reflector, ha sido su larga y tediosa batalla comercial con los Estados Unidos de América. Es indudable que este evento es fundamental en el orden mundial, y que puede crear ciertas dificultades para frágil modelo económico de China. Pero al mismo tiempo, esta incidencia ha permitido que China haya podido embarcar uno de los proyectos de comercio más ambiciosos de la historia. El proyecto empezó al comienzo de la década del 2010, y se llama la Iniciativa de la Franja y la Ruta. Esta misma planea unir a China, mediante la inversión en grandes proyectos de infraestructura con el resto del mundo. En estos momentos los primeros frutos de la iniciativa, ya se han podido ver, con China patrocinando la creación de puentes, carreteras y puertos en Asia y África revitalizando la antigua ruta de la seda, y permitiendo que China se conecte con Europa y África de una manera más amena e incluso más efectiva. Esta iniciativa, presenta sin duda una de las mayores ganancias que puede tener el gobierno Chino, pues si logran centralizar el comercio entre los extremos del mundo mediante la franja y la ruta, podrán generar recursos no solo de la manufactura sino del transporte, que ha sido uno de los mayores focos del país en los últimos años. Por otra parte, la “Nueva Ruta de La Seda”, sin duda presenta una situación, en el que el poder del gigante asiático solo se verá incrementado a través de los años, lo que puede causar un desbalance en el delicado sistema internacional, y con el proyecto dando ya sus primeros frutos, no cabe duda que la iniciativa China puede ser mucho más influyente de lo que se cree.


Sin duda alguna, ambas situaciones logran pintar una misma imagen. Ese impulso que históricamente ha tenido el hombre para conectar el mundo. Aunque en ambos casos las razones para emprender ambos proyectos sean netamente económicas, las oportunidades que presentan para los países que afectan sin duda logran crear un panorama donde los beneficios son gigantescos. En el caso del Pasaje del Noroeste, este no solo presenta la oportunidad para que economías emergentes puedan participar en el mercado globalizado, son que además presenta una oportunidad para los territorios del norte de Canadá que en el momento en el que uno los compara con el resto del país, las diferencias en desarrollo son abismales. Esto puede crear una situación en el que el frígido norte de Canadá pueda florecer como una región que no solo será importante en el mundo sino que además podrá crecer y destapar su verdadero potencial. Por otra parte la iniciativa de la Franja y la Ruta, ha presentado en si misma una oportunidad de desarrollo para países que históricamente han sido olvidados por el mundo, en varios países de África, los proyectos que ha embarcado China en el continente, sin duda han presentado mejoras en la calidad de vida de su población, infraestructura, e incluso ha logrado unificar países que históricamente han tenido relaciones bastante turbias. No cabe duda alguna en mi mente, que el comercio trae consigo una serie de beneficios innegables para el desarrollo general del mundo. Es importante tener claro, que la economía de mercado, y el comercio han creado una serie de innovaciones en el mundo que solo ayudan a que este pueda destapar su verdadero potencial.

20 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo