• En Perspectiva

Festejando la Muerte; German Castañeda

Estaba leyendo a uno de los más influyentes escritores del siglo XX y uno de los grandes poetas hispanos de todos los tiempos. Octavio Paz en su libro “El laberinto de la soledad” y pensé sobre cómo ve el mexicano la muerte. La muerte es parte importante de la vida de los mexicanos, desde antes que los españoles llegaran a lo que hoy es el territorio mexicano las culturas que aquí habitaban tenían una percepción muy característica de la muerte, se hacían sacrificios humanos para satisfacer a los dioses. Era un honor ganar en el juego de pelota y después ofrendar tu vida a los dioses por ello o ser arrojada a un cenote cubierta de oro en busca de bendiciones.

En 1950, cuando se escribió “El laberinto de la soledad” según Octavio Paz los mexicanos pensaban que si nuestra muerte carece de sentido, tampoco lo tuvo nuestra vida. por eso muchos mexicanos buscaban muertes heroicas como el ideal de un mártir, alguien que cree tanto en sus ideales que está dispuesto a dar su propia vida por ellos, por lo cual era común escuchar cuando alguien muere de manera violenta que "se la buscó". Y en cierta forma es cierto, cada quien tiende a buscar su muerte o “morir bajo sus propios términos”.

En la actualidad se pueden escuchar muchas definiciones distintas a cerca de la muerte, algunos lo ven como “el siguiente escalón de la existencia” y aunque no es algo que les de miedo tampoco es algo que desean, otros lo ven como un simple evento más de la vida, algo que todos debemos experimentar. Existen definiciones más filosóficas que plantean que corresponde al punto cúspide de la experiencia y el punto de partida hacia la nada, que se volverá tu todo o que es ahí donde se le encuentra el valor a la vida.

La realidad es que el mexicano tiende a tomar todo con humor, es por eso que una vez al año festejamos a los que nos han dejado y honramos su paso por la tierra, nos divertimos escribiendo “calaveritas” y haciendo ofrendas para nuestros queridos difuntos. Así mismo debemos pensar en cuál fue su trascendencia, que nos dejaron y que cambiaron en nuestras vidas. Muchas personas que ni siquiera conocimos forjan nuestra existencia de maneras inimaginables y algunas de ellas murieron muchos años antes de que nosotros naciéramos, anclados a este pensamiento podemos llegar a reflexionar si somos verdaderamente libres o solo la consecuencia de acciones de otros y los forjadores de la vida de nuevas generaciones, con esto en mente debemos de siempre impulsar hacia adelante y tratar de impactar en buena forma a las nuevas generaciones para así poder aspirar al desarrollo y el progreso.

30 vistas0 comentarios