• En Perspectiva

El Matoneo y Su Posible Solución; Camilo Betancourt

Actualizado: 1 de jul de 2020

El matoneo es un problema que existe en todas las instituciones educativas y laborales. Yo no puedo hablar del matoneo en el ámbito profesional, pero soy capaz de relatar cómo es en el ámbito escolar, porque lo viví. Este texto es una visión desde mi experiencia como víctima y de una posible solución al problema.

Yo fui victima de matoneo, pero hoy agradezco lo que de ello aprendi. No hay manera fácil de describir qué es ser victima de matoneo por la única razón que uno aprende a construir barreras contra esas terribles memorias que lo único que causan es tristeza y sentimientos de vergüenza. Yo fui matoneado desde que entre al colegio hasta que empecé primero de bachillerato. Lo único que realmente puedo decir a los lectores sobre esto es que nadie debería pasar por una situación de esas. En mi caso, no vale la pena describir el maltrato físico, que sufrí en un par de ocasiones: lo que si vale la pena es describir el proceso psicológico por el cual pasé todos esos años y cómo éste es una experiencia tortuosa. Al comienzo uno ignora el primer comentario denigrante pero cuando se multiplican, la inseguridad se apodera de uno y ahí es cuando uno siente que es caso perdido.

A raíz de la inseguridad me cerré a todos aquellos que me ofrecian su amistad y me aislé para evitar que nadie pudiera comentar sobre mis defectos. El efecto psicológico que esto tiene sobre un niño joven es devastador, ya que la victima no aprende a formar amistades hasta el punto que tener amigos se vuelve un concepto inexistente. La conciencia es traicionera y para una persona insegura es su enemigo más mortal. Pero después de tanto tiempo puedo dar valor a esta experiencia pues fué desde esa desesperación eterna que aprendí a defenderme usando la razón; se puede decir que la desdicha impulsó mi hambre por el conocimiento y me convirtió en un adulto joven que es capaz de argumentar y refutar desde varias perspectivas sin tener que recurrir al uso de la violencia.

Mi solución puede lucir utópica, pero es digna de ser discutida. Mi solución consiste en tratar a cada victima de manera personalizada: los colegios fallan al pensar que el matoneo es igual para todos. Mi tesis está basada en un pensamiento que me llegó hace mucho tiempo: Uno sabe mover la boca pero eso no es sufuciente para sabe hablar. Al hablar con una victima no se puede seguir un proceso estandarizado porque todos se atormentan de manera diferente. Esa es la belleza de la mente humana, la cual es realmente única. Al acercarse a una victima con una estrategia personalizada, ésta va a poder dejar a un lado su desdicha para racionalizar sus sentimientos, lo que lleva a una explicacion detallada que ayudaria al docente a entender la raiz de las inseguridades y tormentos de su interlocutor.

A partir de esto se puede crear un plan de acción único con el propósito de fortalecer a la víctima y darle una vision de lo magnífica que es su vida. El acercamiento personalizado permite que la victima entienda lo hermoso que es ser único.

Para concluir, quiero recalcar que esta es mi visión: no soy pedagogo ni psicólogo, fui una victima del matoneo que simplemente esta proponiendo una solución lógica a un problema ilógico. El matoneo nunca dejara de existir, pero estoy seguro que si como sociedad logramos entender que las diferencias entre nosotros nos hacen criaturas admirables, lograremos resolver un abanico de problemas incluyendo el matoneo y la haremos mas fácil la vida a muchos seres humanos que son victimias del matoneo y sufren su silencio y soledad.

212 vistas0 comentarios