• En Perspectiva

El Agente Zúñiga; Sergio Villareal

Es en este punto es innegable que hay un problema sistemático a lo largo del esquema y modelo policial en todas las partes del mundo. Desde Ciudad Bolívar en Bogotá hasta Cali, Minneapolis y miles de otros ejemplos a lo largo del mundo le han dado altavoz a los problemas de esta institución las cuales se han pedido por parte hasta de miembros de la misma fuerza pública desde hace media década. Es solo ver videos de Jon Steward del 2014, o el Ted talk del 2016 del Oficial Melvin Russel sobre su experiencia en las fuerzas policiales de Baltimore, o las denuncias del 2008 y 2009 de MOVICE entre otras. El problema no es nuevo pero con la muerte de George Floyd el 25 de Mayo del 2020, las sombras de una larga historia de excesos policiales se hizo cada vez más evidente en el panorama actual.

En este contexto, se viralizó en Colombia el video del Agente Ángel Zúñiga donde en la mitad de un operativo de desalojo en la ciudad de Cali renunció a su puesto como Patrullero de la policía. En el video argumenta que se unió a la policía para servirle a la gente y que no participaría en una práctica tan cruel y ruin como la que le estaban ordenando hacer. Este video es uno de carácter inspirador como los policías que renunciaron en Venezuela, o los policías de Miami que se arrodillaron a pedir perdón por el racismo sistemático que han ayudado a organizar. Esto demuestra dos cosas fundamentales, que las conductas de la policía no son ni de todos los policías ni unas manzanas podridas, en cambio son de una conducta sistemática que favorece a aquellos que participan en actos crueles que van en directo contraste con su misión bajo la ley.

El cambio en la policía debe ir de la mano de los policías que como Ángel Zuñiga que han decidido defender los principios de la organización y no los líderes actuales que en varios casos en Colombia y el mundo se ha demostrado sus ganas de ignorar la situación. Los abusos policiales no son de ninguna forma eventos aislados, mucho menos temas para ignorar. Habla increíblemente mal del estado actual de la humanidad que darle el poder de un arma y la autoridad a alguien, en un 80% de los casos signifique que vaya a abusar de ese poder. Pero el problema no es solo de los policías.

Las causas comunes para llamar a un policía suelen ser desde tan serias como un homicidio o un hurto, hasta una fiesta con música muy dura o un perro bullosos. En Estados Unidos una profesora de Pre-escolar llamó a la policía porque uno de sus estudiantes de 4 años no estaba cooperando lo cual terminó con un niño demasiado joven para ver los Power Rangers encadenado a un poste. Toda la sociedad tiene que participar en un cambio estructural sobre cómo solucionamos los problemas, en el cambio al humanismo, al diálogo, el Agente Zuñiga nos demostró que es posible, los policías de Miami nos demostraron hay policías dispuestos a cambiar, y los manifestantes gritan por qué este cambio pase y lo han hecho desde hace años, entonces, ¿Qué esperamos?

7 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo